'

Este verano el sol se hizo mi cómplice.

Admiro cómo baila con el viento

invitando a bailar a esa cortina azul que colocamos para refugiarnos del sol,

pero mis manos juegan con la azulada cortina para encontrar al sol de nuevo

y así, encender los lunares café de tu espalda.

Qué manía la mía de querer deslizar mis labios

y sentir el despertar de tu piel hasta tu nuca.

El sol es cómplice de nuestro baile lento

y también mi aliado para hundirme de calor en tus ojos,

Acariciame con tu aliento sabor a vino

Acariciame para volver a empezar

y que el sol no se vaya.

Ojalá el sol aún sea mi cómplice.

IMG_6008.JPG

Comment